10
página principal

“He abierto Mi Corazón como una Fuente viva de Misericordia.
Que todas las almas tomen vida de ella.
Que se acerquen con gran confianza
a este mar de misericordia” (Diario, 1520).

 

CONTEMPLACIÓN DE JESÚS

Este librito ha nacido del arrobamiento en Jesús.
Él es la Misericordia
Nosotras seremos felices si tú amas a Jesús
y haces de tu corazón un valle de confianza
para que Él pueda inundarlo con la lluvia de Su misericordia.

Las Hermanas de Jesús Misericordioso

 

ÉL ES LA IMAGEN DE DIOS INVISIBLE (Col 1,15)

 

Señor Jesús,
creo que Tú sales de esta imagen
para venir a buscarme.
No quieres ser atrapado
en el marco de perfección alguna.
No quieres ser sólo
“un retrato mental”
de Dios.
Hoy, simplemente sales
para encontrarme.

 

Caminas en el amor,
siempre primero.
Te apresuras para amar,
como un esclavo...
Descalzo
pides que se reciba
el don de Tu Amor.
Has salido a mi encuentro,
sólo queda hacer
el siguiente paso;
Señor, qué debo hacer yo...

 

Tinieblas atemorizantes
crecen en mis ojos
ya grandes de miedo.
En estas tinieblas
veo sumergidos
los colores de mi vida:
el gris cotidiano
atravesado por una madeja
de la esperanza verde,
de la alegría rosácea,
y de la sonrisa anaranjada.
Ahora descubro
que los colores de mi vida
no son nada ante Ti,
Tú que eres la luz del mundo.
Ven, entra en mi vida,
y que brille en mí
la llama de Tu Misericordia.

 

Me buscas con Tu mirada,
con una mirada llena de amor.
Me miras paciente,
dulcemente,
sin envidia
Sin buscarte a Ti mismo,
no te dejas llevar por la ira,
ni tomas en cuenta mi pecado.
Todo lo soportas,
y confías en todo,
y confías en mí.
Me miras con amor.

 

Tus gestos me hablan.
No necesito lograr méritos
para ganarme
Tu reconocimiento
o para agradarte
con mi persona.
Me aceptas así, tal como soy...
me bendices siempre
y me perdonas.

 

Te revelas ante mí
y me invitas a entrar
hasta alcanzar el centro
de Tu amor.
Ahí está mi lugar;
Tú me lo has preparado
y nadie más lo ocupará.
Me inscribiste en Tus manos.
Me dejé grabar
en la herida abierta de Tu costado.
Te dolió amarme,
por eso estoy segura
de Tu amor,
y quiero apoyarme en él.
Abrázame, oh Dios...

 

Tienda de encuentro...
Haces de luz
que traspasan todo
y entran tímidos
en los corazones cerrados,
como a través del ojo de la cerradura.
Arroyos de gracia divina.
No se trata aquí
de regalos baratos,
porque Tú te entregas a Ti mismo.

¡Tú eres el Don!
Giro suplicante hacia Ti
como la flor gira
para buscar el sol.
Quiero tomar la vida
de Tus rayos y protegerme
con el escudo
de Tu Misericordia.

 

JESÚS, EN TI CONFÍO


Jesús, en Ti Confío.
Eres la clave
que abre el corazón de Dios
de par en par.
Señor,
eres el Único digno de confianza
y no hay otro nombre
sobre todo nombre
en el cual pueda yo confiar.
Mi Jesús,
mi Salvador,
mi Rey,
mi Misericordia.



“No tengas miedo, alma pecadora, de tu Salvador; Yo soy el primero en acercarme a ti, porque sé que por ti misma no eres capaz de ascender hacia Mí. No huyas, hija, de tu Padre; desea hablar a solas con tu Dios de la Misericordia que quiere decirte personalmente las palabras de perdón y colmarte de Sus gracias” (Diario, 1485).

“Las gracias de Mi misericordia se toman con un solo recipiente y éste es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá. Las almas que confían sin límites son Mi gran consuelo, porque en tales almas vierto todos los tesoros de Mis gracias. Me alegro de que pidan mucho, porque Mi deseo es dar mucho, muchísimo. Me pongo triste, en cambio, si las almas piden poco y estrechan sus corazones” (Diario, 1578).

“Cuando un alma vea y conozca la gravedad de sus pecados, cuando a los ojos de su alma se descubra todo el abismo de la miseria en la que ha caído, que no se desespere, sino que se arroje con confianza en brazos de Mi misericordia, como un niño en brazos de su madre amadísima” (Diario, 1541).

 

 

<< Vuelta al índice
www.misericordia-divina.com

 

arriba

Derecho de autor reservado. © La Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso.
Los textos se pueden copiar exclusivamente incluyendo el nombre completo
de la fuente del origen del texto y el link a la página web: www.misericordia-divina.com