10
página principal

LA HISTORIA
DE LOS CUADROS DE JESÚS MISERICORDIOSO
de Adolfo Hyla en Cracovia Lagiewniki (Polonia)

En 1943 – a los diez años de pintar el primer cuadro de Jesús Misericordioso y cinco años
después de la muerte de sor Faustina en Cracovia, a la Congregación de las Hermanas
de la Madre de Dios de la Misericordia vino un pintor, Adolfo Hyla. El artista quería pintar
un cuadro y regalarlo a la capilla del convento como un exvoto de agradecimiento por
el salvamento de su familia de los accidentes de la guerra.

Las hermanas propusieron que pintara el cuadro de Jesús Misericordioso. Le presentaron
al artista como un modelo una reproducción del primer cuadro pintado por Kazimirowski
en cooperación con sor Faustina. Adjuntaron también la descripción del cuadro del Diario
de Santa sor Faustina. Sin embargo, el artista hizo el encargo según su propia idea.
Porque el tamaño del cuadro regalado no encajaba en el altar de la capilla de las hermanas,
la Madre Irene Krzyzanowska encargó otro cuadro. Este cuadro fue consagrado en 1944 y
puesto en la capilla del convento de Cracovia donde es adorado hasta hoy.
En este cuadro la imagen de Jesús Misericordioso en el fondo había un prado y arbustos
que se veían a lo lejos. Por intervención del padre Sopocko en 1954, el fondo del cuadro
fue cubierto con pintura oscura y debajo de los pies del Señor Jesús se pintó un suelo.

El cuadro regalado por Adolfo Hyla como exvoto de agradecimiento fue expuesto en la iglesia parroquial del Corazón Divino en Wroclaw (Polonia). Esta iglesia está relacionada con la Casa
de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia. (véase las notas
del Diario de Santa sor Faustina, p. 643; 644; 657).



Después de la segunda guerra mundial el primer cuadro de Jesús Misericordioso pintado
por el artista Eugenio Kazimirowski en Vilna (Lituania) en cooperación con sor Faustina, permaneció en el territorio de la Unión Soviética, donde miles de personas tuvieron que ocultar
su fe en Dios durante decenas de años a causa de severas persecuciones de los católicos.
El cuadro también permanecía escondido. Quizás la divulgación en Polonia de otro cuadro,
fue una providencial distracción de la atención a la milagrosa Imagen Santa (como la llamó
Juan Pablo II en 1993 en Vilna). En aquellos tiempos no había otra posibilidad de salvarla.

Además, el cuadro fue restaurado y repintado muchas veces, lo que causó un impacto negativo
en su aspecto. Una capa de parafina puesta por el conservador, aunque en gran parte protegió
el cuadro de la humedad, causó el cambio de los matices de los colores originales. Estas obras ocultaron los valores artísticos de la obra por muchos años.

Después de la conservación profunda del cuadro en 2003, el significado del mensaje del cuadro volvió a ser legible. La bella imagen del Misericordioso Salvador que aparece en el espacio oscuro llama la atención de las personas que rezan a la luz de los rayos de misericordia que fluyen del Corazón abierto en la cruz.

“Vi saliendo de la Hostia estos dos rayos que están en la imagen, que se unieron estrechamente, pero no se mezclaron…” (Diario, 344).

“Los dos rayos (en la imagen) significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza
el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando Mi Corazón agonizante fue abierto en la cruz por la lanza” (Diario, 299).



El cuadro pintado en la presencia de Santa Faustina (Eugenio Kazimirowski, Vilna 1934.)
 

El cuadro pintado después de la muerte
de Santa Faustina (Adolfo Hyla, Cracovia 1944.)

Indudablemente el cuadro pintado por Adolfo Hyla ayudó mucho en el desarrollo del culto
de la Misericordia Divina. Lo confirman los testimonios de gracias recibidas por su intercesión.
Sin embargo, su popularidad no disminuyó el valor del primer cuadro pintado en Vilna
– exactamente según el modelo trasmitido por el Señor Jesús. Después de una larga espera
el cuadro llegó a ser dignamente expuesto en el altar central del Santuario de la Misericordia Divina en Vilna, donde, rodeado de la oración de las hermanas y de los peregrinos que vienen
a verlo, es venerado públicamente.

“Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada desde la cruz” (Diario, 326).

“Hoy he visto la gloria de Dios que fluye de esta imagen. Muchas almas reciben gracias aunque no lo digan abiertamente. Aunque su suerte varía, Dios recibe gloria a través de ella y los esfuerzos de Satanás y de la gente mala se estrellan y vuelven a la nada. A pesar de la maldad de Satanás, la Divina Misericordia triunfará en el mundo entero y será adorado por todas las almas” (Diario, 1789).



El primer cuadro de Jesús Misericordioso expuesto en el 1987 en la Iglesia de Espíritu Santo
en Vilna no llamó atención particular ni de los peregrinos ni de las autoridades eclesiásticas.
La falta de las condiciones apropiadas para exponerlo provocó más cambios negativos
en su materia. Fue sólo en julio de 2001 cuando con el consentimiento del padre Miroslaw Grabowski párroco de la iglesia de Espíritu Santo, la Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso pudo rodear de cuidados este cuadro único e inestimable. La Congregación lleva decenas de años haciendo gestiones para propagar la primera imagen de Jesús Misericordioso, aquel creado en el ambiente de Divino milagro – de la oración y de sufrimiento de sor Faustina,
su presencia y cooperación.
Gracias a la iniciativa y las gestiones de las hermanas en abril de 2003 el cuadro fue sometido
a una restauración profunda, lo cual tuvo lugar en la capilla del convento de las hermanas
en Vilna. Se eliminaron del cuadro todas las repinturas, las manchas creadas por la humedad
y pruebas de retirarlas con sustancias químicas, se repararon las deterioraciones.
A consecuencia de la restauración el cuadro recuperó su aspecto original.


DOCUMENTACIÓN FOTOGRÁFICA DE LA CONSERVACIÓN DEL CUADRO

Antes de la conservación (año 2003) Después de quitar el barniz Desupués de quitar los repintes
Un fragmento antes
de la conservación
Eliminación de los repintes Después de quitar los repintes
Eliminación de los repintes Consolidación de la capa pictórica


A pesar de la conservación detallada, el estado de la materia del cuadro se empeoró.
El cuadro debía ser expuesto en condiciones apropiadas, de acuerdo con las indicaciones
del restaurador. El cuadro lo conservó Edyta Hankowska – Czerwinska de Wloclawek (Polonia), conservadora de obras de arte, licenciada por la facultad de Bellas Artes de la Universidad
de Nicolás Copérnico en Torun (Polonia). E-mail: edycja@autograf.pl

 

 

 

MÁS ADELANTE >> Historia del primer cuadro de Jesús Misericordioso

<< Vuelta al índice
www.misericordia-divina.com

 

arriba


© La Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso