10
página principal

“Pinta una imagen según el modelo que ves,
y firma: Jesús, en Ti confío” (Diario, 47).

“Yo Mismo te ordenaré directamente muchas cosas
y la posibilidad de la ejecución la retrasaré
y la haré depender de los demás. (...) hija Mía,
que este sacrificio durará hasta la muerte” (Diario, 923).

 

HISTORIA DEL CUADRO DE JESÚS MISERICORDIOSO


ZD

La casa donde fue pintado el primer cuadro con la imagen de Jesús Misericordioso.
En el fondo, la iglesia, convertida por las autoridades soviéticas en una cárcel que funcionó hasta el año 2008.


El padre Sopoćko encargó la imagen de Jesús Misericordioso a principios de 1934 en Vilna, Lituania, al pintor Eugenio Kazimirowski. Sor Faustina que permaneció en Vilna (véase la Casa de la Congregación) durante todo el periodo que se dedicó a pintar el cuadro, iba al estudio del pintor para darle indicaciones y los detalles que debía tener la imagen.
El padre Sopoćko se encargó personalmente de que el cuadro fuera pin­tado exactamente según sus instrucciones. El lienzo, sobre el cual se pintó la imagen, se ajustó a las medidas de un marco regalado anteriormente por una de las parroquianas. El cuadro fue pintado durante aproximadamente seis meses, y cuando ya estuvo listo, el p. Sopoćko (véase Memorias p. Sopocko) quiso ocuparse de cómo tenía que ser introducido el texto en el cuadro. Pidió a sor Faustina que lo preguntase a Jesús:

“Una vez el confesor me preguntó cómo debía ser colocada la inscripción, ya que todo eso no cabía en la imagen. Contesté que rezaría y que daría la respuesta la semana siguiente. Al alejarme del confesionario, y pasando cerca del Santísimo Sacramento, recibí el entendimiento interior de cómo debía ser la inscripción. Jesús me recordó lo que me había dicho la primera vez, es decir, que estas tres palabras debían ser puestas en evidencia. Las palabras son éstas: Jesús, en Ti confío” (Diario, 327).

El texto dictado, que constituye un elemento importante del cuadro, fue puesto por el padre Sopoćko en una placa colocada en la parte inferior del cuadro. A petición expresa del Señor Jesús, indicación transmitida a sor Faustina, el padre Sopoćko pidió el permiso para colgar el cuadro en la Iglesia de San Miguel, en Vilna, de la que era rector. El 4 de abril de 1937, con el permiso del obispo metropolitano de Vilna, arzobispo Romualdo Jalbrzykowski, el cuadro con la imagen del Salvador Misericordioso, tras haber recibido la opinión positiva de los expertos, fue colocado junto al altar principal de la Iglesia de San Miguel, en Vilna, donde los fieles durante once años lo pudieron venerar con gran respeto y devoción.
Una segunda comisión de expertos, convocada en 1941 por orden del obispo metropolitano, afirmó que “El cuadro constituye una obra de arte y un ejemplo de arte contemporáneo religioso de gran valor”. (Protocolo de la Comisión de la evaluación y la conservación del cuadro de Jesús Misericordioso en la Iglesia de San Miguel, de Vilna de 27 de mayo de 1941 firmado por expertos: Profesor de historia de arte dr. M. Morelowski, Profesor de dogmática padre dr. L. Puchaty y el Conservador padre Dr P. Sledziewski). (véase Memorias p. Sopocko)


La imagen en la Iglesia de San Miguel (1937-1948)


En 1948 cuando el gobierno comunista cerró la Iglesia de San Miguel, el lienzo (sin el marco ni la placa con la inscripción) fue adquirido secretamente, gracias al empleado lituano que liquidaba las pertenencias del templo. Dos devotas de la Divina Misericordia (una polaca y una lituana) conscientes del peligro y de las consecuencias que habría habido en caso de que se enterasen las autoridades soviéticas, trasladaron la imagen enrollada a un desván donde iba a esperar hasta que pasase el peligro. Más tarde, ellas llevaron el cuadro a la Iglesia del Espíritu Santo, donde quedó depositado todo el mobiliario de la iglesia liquidada.

El párroco, el p. Jan Ellert, no estuvo nada interesado ni en guardar el cuadro ni en exponerlo, por lo que escondió el cuadro en el archivo, en la parte trasera de la iglesia. Allí estuvo hasta que en 1956, un amigo del p. Sopoćko, el p. Józef Grasewicz volvió a Vilna después de haber sido en­carcelado unos años en un campo de trabajo soviético; una vez en Vilna, decidió buscar el cuadro. Además se puso en contacto con el p. Sopoćko, que estaba muy preocupado porque no podía conseguir información sobre dónde estaba la imagen de Jesús Misericordioso.

El padre Grasewicz obtuvo el permiso para realizar su trabajo pastoral en Nowa Ruda. Antes de abandonar Vilna, pidió al párroco de la Iglesia del Espíritu Santo que le regalase el cuadro para su parroquia. El párroco lo aceptó de buena gana. El Padre Grasewicz llevó el cuadro a la parroquia en Nowa Ruda y lo colgó en la iglesia, manteniendo el secreto de sus orígenes. Mientras tanto, el p. Sopoćko estaba pensando en la posibilidad de llevar el cuadro a Polonia; sin embargo, desistió de sus intentos cuando pensó que podría resultar una tarea peligrosa. A pesar de los muchos cambios que hubo en la administración de la iglesia de Nowa Ruda, el cuadro permaneció allí durante unos 30 años.

En 1970 las autoridades locales comunistas de Nowa Ruda decidieron convertir la iglesia en un almacén. El equipo y el mobiliario de la iglesia liquidada fueron trasladados a otra parroquia. El cuadro colgado en la parte superior, permaneció allí por falta de una escalera de longitud suficiente para quitarlo de la pared, y allí se quedó en la iglesia abandonada.


El cuadro en la iglesia de Nowa Ruda actualmente Bielorrusia (1949-1986)


La imagen actual de la iglesia de Nowa Ruda


El Padre Sopoćko, preocupado por esa situación, no podía hacer nada pues por aquel entonces estaba en Polonia. El Padre Grasewicz tampoco podía realizar lo que le pedía el p. Sopoćko: trasladar el cuadro a un sitio seguro. Él tuvo que abandonar la parroquia y ningún sacerdote en Bielorrusia se atrevió a recibir el cuadro.

La imagen de Jesús Misericordioso dejado en la abandonada iglesia de madera sobrevivió los peligrosos tiempos del comunismo sólo gracias a la providencia Divina. La inseguridad respecto a la suerte que correría el cuadro, acompañó al padre Sopoćko hasta el fin de su vida. Discretamente, realizó muchas peticiones para que se trasladara el cuadro a Vilna. La petición de colgar el cuadro en la iglesia de la Puerta de la Aurora de Vilna, donde había sido expuesto por primera vez para su veneración pública no fue transmitida hasta 1982 (ya después de la muerte del p. Sopoćko).

El vicario de la Puerta de la Aurora de aquella época, el p. Tadeusz Kondrusiewicz encontró esta idea irreal y propuso colgar el cuadro en la iglesia de Espíritu Santo, cuyo párroco, el p. Aleksander Kaszkiewicz, al principio, consintió sin entusiasmo en colgar el cuadro. De este modo el p. Józef Grasewicz tomó la decisión de llevar el cuadro de vuelta a Vilna.

Para que las autoridades comunistas no se alarmasen por los orígenes extraordinarios del cuadro, en una noche de noviembre de 1986, sin que se enterasen los habitantes de Nowa Ruda (que durante muchos años se reunían en la iglesia abandonada para rezar), substituyeron el cuadro original por una copia preparada anteriormente. Con la ayuda de las hermanas de la Madre de la Misericordiosa (de la Puerta de la Aurora) sabedoras del asunto, el lienzo fue quitado del bastidor, enrollado y, esa misma noche, llevado a Grodno primero, y después a la Iglesia de Espíritu Santo de Vilna.

En la Iglesia del Santo Espíritu, por orden del p. Kaszkiewicz, el cuadro dañado fue restaurado, así que las partes dañadas fueron repintadas. Como resultado, el aspecto del rostro del Señor Jesús cambió notablemente. Al cuadro se añadió una frase en rojo: “Jesús, en Ti confío”. Además, para ajustar el cuadro al hueco en el altar, se dobló la parte inferior del lienzo, y a la parte superior se le agregó un elemento adicional en forma ovalada.




Estos cambios no estaban de acuerdo con la composición artística del lienzo, obra realizada por Prof. E. Kazimirowski en cooperación con sor Faustina y el padre Sopoćko. Fue pues una modificación brutal que redujo notablemente el valor original de la obra.



Aquel cuadro, que estuvo expuesto en el altar lateral de la Iglesia de Espíritu Santo en Vilna muchos años, no llamó la atención de los peregrinos ni de las autoridades eclesiásticas. La falta de unas condiciones apropiadas para ser expuesto provocó aún más deterioro material de la imagen.

Gracias a la buena voluntad del párroco de la parroquia del Espíritu Santo, el padre Miroslaw Grabowski, en julio de 2001 la Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso pudo abrir su nueva sede en Vilna, velar por el cuidado del cuadro, y acoger en su iglesia esta única e inestimable imagen de Jesús Misericordioso. Dicho cuadro, que surgió gracias al milagro Divino que lo hizo posible, así como con la oración y el sacrificio de santa Faustina, fue hecho en su presencia y con su colaboración.


 

El cuadro en la Iglesia de Espíritu Santo en Vilna (1987-2005).
Antes de la restauraci ón y después de la restauración


Gracias a la iniciativa y a los sacrificios de las hermanas, en abril de 2003, el cuadro fue sometido a una restauración a fondo, trabajo que tuvo lugar en la capilla del convento de las hermanas en Vilna. Se eliminaron del cuadro todas las añadiduras repintadas y manchas de humedad, que ya se habían intentado retirar anteriormente con sustancias químicas. De ese modo, la imagen de Jesús Misericordioso recuperó su aspecto original.
Después de una conservación a fondo, el cuadro volvió a ser colocado en la Iglesia de Espíritu Santo, que es la parroquia de los polacos que viven en Vilna, donde la Santa Misa y los oficios se celebran en polaco.

Para crear las condiciones adecuadas para una oración íntima e individual, recogida y contemplativa, la adoración de la imagen de Jesús Misericordioso (para cualquier persona, en cualquier momento, independientemente de su nacionalidad), el obispo metropolitano de Vilna, el Cardenal Audrys Juozas Bačkis, tomó la decisión de trasladar la imagen de Jesús Misericordioso de la iglesia del Espíritu Santo a una pequeña iglesia cercana – la iglesia de la Santísima Trinidad - consagrada de nuevo como Santuario de la Divina Misericordia.

Las circunstancias en las que se desarrollaron estos hechos fueron motivo de discusiones y controversias en los medios de comunicación. Involuntariamente, esa situación se convirtió en una gran y positiva promoción, que recordaría a todos la existencia de la primera imagen de Jesús Misericordioso en Vilna, y la historia relacionada con el mensaje de la Divina Misericordia transmitido a través de santa Faustina.

Desde septiembre de 2005 la imagen de Jesús Misericordioso es venerada en el Santuario de la Divina Misericordia en Vilna, donde ahora, en la oración diaria de adoración de la Santa Imagen del Salvador, las hermanas y los numerosos peregrinos confían el destino del mundo a la Divina Misericordia. El obispo metropolitano de Vilna confió el Ministerio de Oración en el Santuario a la Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso.


La Adoración Perpetua en el Santuario de la Divina Misericordia en Vilna, calle Dominikonu 12


La Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso fundada por el beato p. Miguel Sopoćko, como respuesta a la petición de Jesucristo, es una congregación multinacional de carácter contemplativo-activo que realiza el carisma de difundir el culto a Jesús Misericordioso. Desde hace varias décadas las Hermanas siendo fieles a su carisma, transmitido por su fundador, proclaman al mundo el Mensaje de la Divina Misericordia. A través de la oración y un servicio sacrificado al prójimo, piden incesantemente la Divina Misericordia para el mundo, sobre todo – la gracia de la misericordia para los agonizantes, y la gracia de la bendición para los sacerdotes y los religiosos.

“Deseo que haya tal Congregación” (Diario, 437).

”Impetrarán incesantemente la Divina Misericordia para sí y para el mundo entero, y cada acto de misericordia brotará del amor de Dios del que estarán colmadas. Este gran atributo de Dios tratarán de asimilarlo y vivir de él, y procurarán que los demás lo conozcan y tengan confianza en la bondad de Dios” (Diario, 664).



En el año 2004, el obispo metropolitano de Vilna designó para ser la sede y el lugar de la actividad de las Hermanas dos edificios en la calle Rassu 4 que pertenecían al antiguo convento de las Hermanas de la Visitación de Santa María. El convento, junto con sus edificios adyacentes, en la época soviética se había convertido en prisión, la cual que se cerró en 2008. Uno de los edificios fue predestinado para ser la casa conventual de las hermanas, el segundo sería convertido y reformado para ser el primer hospicio estacionario para enfermos de cáncer en Lituania, cuyo patrono es el beato padre Miguel Sopoćko. Las renovaciones de los edificios, completamente devastados, y su adaptación a las necesidades de funcionamiento de la casa conventual y del hospicio, se realizaron gracias a donaciones que llegaban de lejos, desde muchos países.



El Hospicio y la Casa Conventual, Vilnius, C/ Rassu 4a


Así pues, desde 2008, las Hermanas de Jesús Misericordioso realizan, además de su oración, las actividades relacionadas con el hospicio de Vilna, prestando asistencia sanitaria a los enfermos en sus casas. El 6 de junio 2012 se celebr ó la ceremonia de la bendición del primer hospicio estacionario en Lituania. La ceremonia fue precedida por una Santa Misa concelebrada y presidida por el arzobispo metropolitano de Vilna, Audrys Juozas Bačkis, con la participación del Nuncio Apostólico Mons. Luigi Bonazziego y el Obispo Arunas Poniškaitis y varias decenas de sacerdotes.





La ceremonia de la bendición del hospicio del Beato Padre Miguel Sopoćko


En la introducción a la celebración, el obispo metropolitano de Vilna señaló el lugar como la cuna del culto de la Divina Misericordia. El obispo metropolitano elogió al Beato Miguel Sopoćko, a Santa Faustina, y las Hermanas de Jesús Misericordioso, así como a todos los donantes que contri­buyeron para conmemorar el lugar en el que vivió durante el período de entreguerras el padre Sopoćko, guía espiritual de Sor Faustina y también el pintor E. Kazimirowski que según las instrucciones Faustina pintó el cuadro con la imagen de Jesús Misericordioso.
Ahora, en la misma habitaci ón donde en 1934, y durante seis meses se pintó la imagen, se encuentra la capilla de la Casa Conventual de las Hermanas de Jesús Misericordioso, visitada hoy en día por muchos peregrinos.


La Capilla en la Casa Conventual de las Hermanas de Jesús Misericordioso en Vilna


Al final de la ceremonia se leyó una carta con la bendición del Papa Benedicto XVI dirigida al arzobispo metropolitano de Vilna.

“...La certeza de la inmortalidad futura y la esperanza en la resurrección dan una nueva luz sobre el misterio del sufrimiento y del hecho de morir, y des­piertan en el creyente el poder extraordinario para entregarse sólo a Dios.
Su Santidad, pidiendo que se derrame una abundancia de los dones del Espíritu Santo sobre las Hermanas de Jesús Misericordioso, sobre el perso­nal de las estructuras emergentes del hospicio y los voluntarios, para que la obra – siguiendo el modelo de Cristo Buen Pastor – dé sus frutos, por la intercesión de la Virgen María, imparte benévolamente a Vuestra Eminen­cia, a las Hermanas Religiosas y sobre todo a todos a los pacientes y a sus familias, la Bendición Apostólica, extendiéndola a todos los participantes de la Ceremonia.”



Cuando en 1947 el padre Sopoćko tuvo que abandonar Vilna para siempre, seguramente no sospechaba que algún día se practicaría en este lugar la misericordia con obras, de palabra y mediante la oración.



DOCUMENTACIÓN FOTOGRÁFICA LA CONSERVACIÓN DEL CUADRO


Un fragmento antes de la conservación

Después de quitar el barniz

Desupués de quitar los repintes

Un fragmento después de la conservación


Antes de la conservación (año 2003)
Desupués de quitar los repintes

Eliminación de los repintes


El cuadro después de la conservación

(las fotos de la documentación de la conservación de 2003)

El cuadro lo conservó Edyta Hankowska-Czerwinska de Wloclawek (Polonia) conservadora de obras de arte, licenciada por la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Nicolás Copérnico en Torun (Polonia) (E-mail: edycja@autograf.pl)



Algunos daños sufridos por el lienzo no podrían haber sido eliminados sin utilizar pegamento. Esos daños son las huellas dejadas después de haber quitado el lienzo del bastidor muchas veces (huellas de los clavos que su­jetaban el cuadro), y por el doblamiento de la parte inferior de unos cuatro centímetros (en 1987 el cuadro fue ajustado a las medidas del nicho del altar de la Iglesia de Espíritu Santo). Los defectos aunque no se ven en la imagen expuesta son, de hecho rasgos característicos de la imagen original.


El doblamiento de la parte inferior del cuadro.
(Huecos de los clavos que quedaron después de los tres cambios del bastidor)
Durante la conservación en 2003 el cuadro fue sujetado otra vez al bastidor con clips especiales.



“Por medio de esta imagen voy a conceder muchas gracias,
para que cada alma tenga acceso a ella” (Diario 570).

Por iniciativa de la Fundación de los Apóstoles de Jesús Misericordioso de Łódź (Polonia) los organizadores y fundadores de la conservación del cuadro en 2003 (véase: La Copia del Contrato), en marzo de 2004, en la Iglesia de Espíritu Santo de Vilna fue realizada una sesión fotográfica profesional, para documentar el cuadro. Desde entonces las copias (de las diapositivas de 20 cm sacadas con una cámara profesional), son facilitadas para fines de evangelización.

www.merciful-jesus.com

 

 

MÁS ADELANTE >> Contemplación de Jesús

<< Vuelta al índice
www.misericordia-divina.com

arriba

 

 

Derecho de autor reservado. © La Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso.
Los textos se pueden copiar exclusivamente incluyendo el nombre completo
de la fuente del origen del texto y el link a la página web: www.misericordia-divina.com